Hongos curativos

Ratio:  / 12
MaloBueno 

 

Las setas son una inestimable fuente de vitamina D.

 

Se viene observando en los trabajos publicados a lo largo de los últimos años que existe una gran deficiencia de vitamina D en la población.

Las setas son una buena fuente de vitamina D y pueden proporcionar tanta vitamina D2 como los suplementos, pero necesitan ser expuestas al sol antes de cocinarlas y consumirlas. Eso sí, deben permanecer expuestas a los rayos solares entre 30 y 60 minutos para producir la vitamina D2 suficiente. Una vez expuestas a la luz solar o irradiadas por ultravioletas B, no reducen su nivel de vitamina D, ni si son almacenadas, o cuando son cocinadas.

Al igual que nuestra piel, las setas transforman los rayos ultravioleta del sol en vitamina D y continúan haciéndolo incluso después de que hayan sido cosechadas. La vitamina D es un nutriente esencial para regular adecuadamente el sistema inmunitario, el sistema cardiovascular, la salud de los huesos y los dientes y la absorción de calcio. En general, es clave para el mantenimiento de la salud en el ser humano. 

 

Un estudio reciente que lleva el título "Evaluación de la biodisponibilidad de vitamina D2 en setas en adultos sanos", cuyo objetivo era determinar si la ingestión del extracto seco del campiñon (Agaricus bisporus), que contiene D2, mostraba la misma eficacia para aumentar y mantener los niveles plasmáticos de la vitamina D que los suplementos de D3 y D2.

Agaricus Blazei

 

Para ello, treinta adultos sanos se asignaron al azar en tres grupos, cada uno de los cuales recibia cápsulas que contenian o 2000 IU D2, 2000 IU D3, o 2000 IU de D2 pertenecientes al extracto seco de champiñon, una vez al día durante los tres meses de invierno. Veinticinco sujetos completaron el estudio. Se midio la 25-hidroxivitamina D[25 (OH) D] una vez por semana durante las 12 semanas. Los niveles iniciales suero 25 (OH) D no fueron significativamente diferentes. Al final los resultados demostraron que la D2  procedente de setas es tan eficaz para aumentar y mantener los niveles séricos de 25(OH)D como los suplementos de D2 y D3.

Estos resultados han puesto en evidencia que la ingesta de setas, como los champiñones, que previamente se han expuesto a la luz ultravioleta, por lo que contienen vitamina D2, son una buena fuente de la vitamina D que puede mejorar el nivel sérico de esta vitamina en adultos sanos. Además, las setas continúan produciendo esta vitamina incluso después de que se cosechan, siempre y cuando se coloquen bajo la luz solar directa.

Por lo expuesto se entiende que es aconsejable sacar las setas, cualquier variedad sirve, de su embalaje y colocarlas al aire libre cuando el sol es intenso, entre las diez de la mañana y las tres de la tarde al menos durante 30 minutos.

Una porción de setas expuestas al sol proporciona alrededor de 400 unidades, pero un mayor consumo podría aumentar los niveles de vitamina D e igualar a los que proporciona un suplemento.

Muchas de las propiedades curativas que tradicionalmente se atribuyen a los hongos probablemente sean debidas a su riqueza an vitamina D2.